ESOS DÍAS DE LLUVIA

26/10/2016

Me gusta la lluvia. Creo que en mas de una ocasión lo he dicho, o lo he publicado por instagram. Es una de esas muchas pequeñas tonterías que tienen los días, y que tienen la facilidad de dejarnos a muchos embobados por segundos, o minutos. Mirar la lluvia tras un cristal, tras la ventana de nuestra casa, la ventanilla de un coche, un autobús o un tren. ¿No os pasa? Eso de quedarse mirando al vacío por la ventana, como una típica escena de película, mientras pensamos en nuestras cosas, o simplemente no pensamos. 

 

A mí en particular me relaja, y me inspira. Siempre llevo conmigo mi pequeña cámara de fotos. La llevo en un bolso mediano junto con un par de accesorios mas porque en cualquier lado puede estar la foto que quiero hacer. Y cada vez que llueve, las ganas de sacar la cámara y hacer algo diferente son irremediables. 

 

Raro es el blog que no tenga el típico artículo de "8 ejercicios de fotografía que puedes hacer los días de lluvia" o "consejos y trucos para hacer mejores fotos en días de lluvia". Si no lo habéis leído, buscad cualquier artículo de ese tipo, y leedlo. Y si lo habéis leído, espero que ya tengáis algunas fotos en vuestro disco duro de esos días de lluvia. No voy a redactar un decálogo de trucos, que sea la imaginación la que se invente algo. 

 

A veces no es necesario complicarse tanto la vida saliendo a la calle pertrechado con un chubasquero, la cámara envuelta en mil plásticos y fotografiar al azar todo cuanto nos encontramos de frente. A veces es mucho mas simple. Tan solo basta con saber mirar, saber lo que queremos fotografiar y cómo. Se trata de transmitir una sensación.

 

 

Los días de lluvia para mi son días grises, apagados, muy difusos y si ponemos en marcha la imaginación, podría decir que son días llenos de misterio. Días en los que cuando hay bruma, el paisaje se difumina en el horizonte, se deja de percibir las siluetas de los edificios mas altos y las personas que caminan mas lejanas por la calle. Tienen un encanto especial. Gente que va con prisas, mirando al suelo para no pisar los charcos, los toques de color lo dan las luces de los coches y los semáforos. Hay atascos. Huele a humedad, todo se siente diferente. Esa es la sensación de estos días pasados por agua.

 

Todo esto, observado tras un cristal, el de una cafetería, el de la ventana del coche. Ya os digo que no hay que complicarse demasiado, no hace falta mojarse para hacer fotos los días de lluvia. Tan solo sentaos, y observad lo cotidiano. Sentaos en el asiento del copiloto y que conduzca otro. Junto a la ventanilla del tren cuando viajéis.

 

Desconectad, poneros los auriculares, y que vuestra creatividad haga el resto. Lo días de lluvia no son para guardar la cámara.

 

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

  • Instagram - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Vimeo - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Twitter Clean
Búsqueda por etiquetas
Entradas Recientes

30/11/2018

03/09/2018

Please reload

Sígueme
Please reload

© Fotografía Santiago Molina · SEVILLA · 2018

 

INFO@FOTOSANTIAGOMOLINA.COM · 636 30 32 65

  • Instagram - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • LinkedIn - White Circle