HACER ALGO A LA SILHOUETTE

17/05/2017

    Recortes. No hay persona que no haya tenido esta palabra en su boca durante los últimos años. Hablar de recortes ha sido, es y seguirá siendo (tristemente) tema recurrente en las barras de bares, reuniones y charlas familiares. No hay grupo de amigos al que le falte un experto en macroeconomía e inversión bursátil capaz de solucionar los problemas de este país en menos de diez minutos. 

 

   Si algo sabemos los españoles es hablar sin saber y señalar con el dedo al ministro o político de turno como culpable de todos nuestros males. Recortes en sanidad, en educación, en pensiones...en definitiva, nada bueno. Parece que los recortes, lejos de pensar que puedan ser necesarios nunca nos traen nada bueno a los ciudadanos.

 

   Ponerse al mando de un ministerio de economía en tiempos difíciles es, como evidencia el propio tiempo, difícil. Muy difícil. Saber que debes tomar medidas drásticas y cerrar el grifo del dinero no puede ser agradable. No conozco a nadie que no se queje cuando le tocan el bolsillo. 

 

   Pero ¿qué hago hablando de recortes y dinero? Si esto es un blog de fotografía. Pues veréis, resulta que hay una palabra en nuestro vocabulario, tan extendida y ampliamente usada cada día que tiene que ver con la fotografía, un ministro y los recortes. Parece el nombre del capítulo de "La Que Se Avecina" pero no. Es real.

 

   Hay que remontarse unos cuantos años atrás, a la época del rey Luis XV de Francia, nieto del mas famoso Rey Sol (Luis XIV). Su reinado fue mas bien apático, no tenía mucho contacto directo con la vida política del país, y pocas veces se reunía con sus ministros. Uno de esos ministros era Étienne de Silhouette.

 

   Étienne de Silhouette ocupó el cargo de ministro de finanzas de marzo a noviembre del año 1759. Duró poco el pobre. Durante su ministerio, restó privilegios a la burguesía, suprimió algunas exenciones fiscales, pensiones reales, privilegios a los recaudadores y reformó impuestos. Hay que recordar, que ese año, Francia estaba sumida por completo en la Guerra de los Siete Años. Y si algo sabemos gracias a la historia es que las guerras necesitan mucho dinero y no suelen ser populares entre los ciudadanos. 

 

   Todas estas circunstancias desembocaron en una tremenda presión social y política sobre la figura del Rey quien acabó destituyendo a nuestro protagonista. Pero no acaba la historia aquí. Si algo le sobra al ciudadano de a pié es desvergüenza y socarronería a la hora de hacer leña del árbol caído, y Étienne no iba a ser menos. Sus medidas fueron tan impopulares, que se empezó a acuñar un término en la Francia de aquella época: "Faire quelque chose à la Silhouette" (Hacer algo a la Silhouette). Con este término se empezó a hacer referencia a cualquier cosa hecha con racanería, de manera barata, rápida o con prisas, algo simple sin demasiada complejidad.

 

   Aquí encuentro otra versión del asunto.  Y es que el ex ministro tenía por costumbre recortar el perfil de personas sobre papel, es decir, recortar el contorno de una persona sobre un papel o cartulina. A esta nueva forma de hacer un retrato se comenzó a denominar "portraits à la Silhouette" (retratos a la Silhouette). Este tipo de retratos son, en esencia, un papel oscuro recortado. Algo simple, sencillo sin demasiada complejidad. Por eso no descarto que la versión del párrafo anterior se entremezcle con ésta última. 

 

   Por aquellos años, comenzó a desarrollarse una manera nueva de hacer retratos. Se sentaba a una persona iluminada por una vela frente a una sábana. De ésta manera, la luz proyectaba el perfil en la sábana, permitiendo dibujar sobre la sábana el contorno, obteniendo al fin una figura recortada en negro sobre un fondo blanco.

 

   Esta forma de retratar era rápida y muy económica, y se hizo muy popular entre la sociedad. Ya en 1788 la palabra silhouette se empleaba para designar estos dibujos de contornos hasta que en 1835 estaba tan extendida que fue admitida por la Academia Francesa.

 

   No fue hasta 1841 cuando François-René de Chateaubriand, escritor francés considerado el fundador del romanticismo, usó la palabra silhouette para referirse específicamente al contorno del cuerpo humano. En España, fue otro escritor romántico el primero en usar el término silueta. En el año 1864, Gustavo Adolfo Bécquer escribe esta palabra en sus poemas "Desde mi celda". La Real Academia de la Lengua finalmente incluiría este concepto en su diccionario de 1869 quedando ya guardada en el vocabulario de todos. 

 

   ¿Qué os ha aparecido el cocktail de historia, economía, fotografía y etimología? Como curiosidad, si viajáis a Paris, en los Campos Elíseos en su comienzo cerca de los Jardines de las Tullerías, hay un artista callejero que por tres euros y en dos minutos, os hará vuestro propio retrato a la Silhouette sobre la marcha, en una cartulina, al igual que nuestro ministro Étienne. ¿A que apetece?

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

  • Instagram - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Vimeo - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Twitter Clean
Búsqueda por etiquetas
Entradas Recientes

30/11/2018

03/09/2018

Please reload

Sígueme
Please reload

© Fotografía Santiago Molina · SEVILLA · 2018

 

INFO@FOTOSANTIAGOMOLINA.COM · 636 30 32 65

  • Instagram - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • LinkedIn - White Circle