LA IMPORTANCIA DEL INSTANTE

19/12/2018

     El pasado Domingo, tras la llovizna del medio día, Sevilla quedó cubierta por una niebla espesa al caer la tarde. Una imagen poco habitual, ya que no suelen darse las condiciones climatológicas para que ésto ocurra, como mucho durante las primeras horas de la mañana, y ésto sólo ocurre algunos días.

 

     Ése día estaba yo de comida navideña con un grupo de amigos y no me di cuenta de cómo avanzaba la tarde. Lo mejor para los días fríos y lluviosos es estar bajo techo sobretodo cuando estás en buena compañía. Cuando salí del restaurante me encontré un día completamente diferente al que dejé cuando entré. 

 

     A mi éstos días me encantan ya lo sabéis, así que mi reacción natural fue sacar la cámara. Dio la casualidad que justo ese día, solamente me llevé un objetivo fijo que no me daba muchas posibilidades a la hora de fotografiar.

 

     Ante semejante espectáculo, la niebla, la gente, el ambiente navideño, las luces, sentía la necesidad de fotografiar todo aquello de la manera que tenía en mente.

 

     Pasé por casa para coger únicamente lo necesario y volver a salir. Unos guantes, cambiar el objetivo, cambiarme de abrigo y de nuevo a pasear, ésta vez directo al objetivo. La intención era fotografiar el entorno de la Catedral antes de que se quedase demasiado vacío de gente. Eran ya las ocho y pico de la tarde, del Domingo recordadlo, tampoco tenía mucho tiempo. 

 

     No pretendía hacer muchas fotos, tan sólo unas pocas pero que merecieran la pena. La gente y las luces navideñas, los focos de la Catedral, la Giralda vista desde Alemanes, desde Mateos Gago, desde el interior de la Puerta del Perdón, desde la Plaza Virgen de los Reyes...¿muy típico todo verdad?. Mientras tanto, entre foto y foto planeada iba improvisando otras fotos que fueron surgiendo sobre la marcha. 

 

     Buscaba charcos, reflejos...hasta que encontré el sitio. Un charco, no demasiado limpio, tampoco demasiado grande, pero estaba en el lugar adecuado, en la calle Placentines. Se me ocurrió aprovechar ese pequeño espacio de posibilidades para usar el gran angular y meter en la misma foto la Giralda y parte de su reflejo. 

 

     El resultado era pobre, una foto vacía, faltaban elementos. ¿Qué elementos?. La gente. La gente es la clave. Colocar una persona en una fotografía aporta una sensación de espacio y proporción, te haces una idea del tamaño de los objetos y los edificios. Cuando combinas mas personas en un mismo encuadre, se añade una sensación de profundidad y perspectiva, se añade distancia de un primer plano al fondo. Con pocos elementos pero bien distribuidos sabía que podía tener una foto resultona. 

 

     Faltaba la parte mas difícil, esperar a que la gente cruzase por delante de la cámara. Es curioso que cuando quiero hacer una foto sin que aparezca nadie, todo el mundo se cruza delante de la cámara, y cuando busco justo lo contrario, todo el mundo esquiva la cámara. Si que es cierto que una persona de metro ochenta y cinco, agachada sobre un charco con una cámara casi metida en el agua da mucho el cante, y la gente tiende a evitar "estropearte" la maravillosa foto que piensan que estas haciendo. 

 

     Paciencia, es el único secreto a la hora de hacer ciertas fotos. Nada mas. Me costó un buen rato esperando y unos cuantos intentos hasta que conseguí el resultado. Lo que no me podía imaginar en ese momento, ni cuando las compartí en redes sociales al día siguiente es que esa foto concreta tendría la repercusión que ha acabado teniendo. De entre todas las fotos que he publicado, ¿por qué esa?. Es lo que me he estado preguntando desde el lunes hasta hoy.  

 

     Creo que después de todo, el valor de esa foto, es el instante. Estar en el sitio adecuado en el momento adecuado y hacer la foto adecuada.

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

  • Instagram - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Vimeo - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Twitter Clean
Búsqueda por etiquetas
Entradas Recientes

30/11/2018

03/09/2018

Please reload

Sígueme
Please reload

© Fotografía Santiago Molina · SEVILLA · 2018

 

INFO@FOTOSANTIAGOMOLINA.COM · 636 30 32 65

  • Instagram - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • LinkedIn - White Circle