UN FIN DE SEMANA EN GRANADA

20/07/2018

     Este pasado fin de semana no estaba en mis planes visitar granada. Yo tenía planteado quedarme en Sevilla, darme algún paseo por la tarde, y competir el domingo en el Acuatlón de Triana. Pero...como el destino es caprichoso, surgió un asunto personal que me obligó a estar el fin de semana en la ciudad de la Alhambra.

 

     Hacía cuatro años que no visitaba la ciudad, y realmente me hacía ilusión volver a estar allí. Granada es junto a Sevilla, de las ciudades mas bonitas que tiene Andalucía y siempre será para mi un gustazo pasearme por sus calles.

 

     La poca antelación con la que surgió el viaje, me obligó a hacer una búsqueda express de alojamientos, sin mucha exigencia. Lo típico, un sitio decente, limpio, a ser posible bien situado y que no resultase un hachazo a mi bolsillo. No esperaba encontrar gran cosa, pero ¡oye!, a veces hay suerte y suena la flauta. Encontré unos apartamentos en la misma Carrera del Darro, a mitad de calle, con vistas a la Alhambra. Buenas instalaciones, limpio, tranquilo a pesar de estar en una calle con mucho bullicio, y la situación para mi gusto inmejorable. Apuntadlo en vuestra agenda: "Alhambra Sonder Suites"

 

     Con la tranquilidad de tener ya el alojamiento, mi único interés se centró en disfrutar de la visita, sin ninguna expectativa. Tan sólo pasear y fotografiar.

 

     ¿Visité la Alhambra? No, no pude. Quise hacerlo, no la visita normal que ya hice en su día, si no las visitas nocturnas por los Palacios Nazaríes. Evidentemente el cupo de visitantes para ese fin de semana estaba mas que cubierto y no había ni una plaza libre.

 

     ¿Se debería considerar delito volver de Granada sin haber visitado su monumento mas emblemático? Si es la primera vez que vas rotundamente SI, es delito. Pero si ya la habéis visitado anteriormente y el tiempo no os sobra, Granada tiene mucho mas que ver y descubrir.

 

     De hecho, he visitado sitios que no conocía en mi anterior viaje. Como ya he dicho, mi única pretensión era pasear y fotografiar. 

 

     Donde si repetí visita fue a la Capilla Real, una joya patrimonial que no me cansaría de ver. Otros sitios que recomendaría visitar es el Corral del Carbón, el Bañuelo, pasear por el entorno de la Catedral, caminar por la Carrera del Darro hasta el Paseo de los Tristes, perderse por las calles del Albayzin, subir al conocidísimo Mirador de San Nicolás son sólo algunos ejemplos.

 

     Pero sobre cualquier recomendación típica que os pueda dar, hay dos en las que voy a enfatizar, y si podéis hacerla, estoy seguro que lo agradeceréis.

 

     > Subir a la Silla del Moro. Se dice que el mejor mirador desde el que disfrutar Granada es el de San Nicolás, y en parte no lo niego. Pero existe otro lugar, mas apartado y desgraciadamente no muy potenciado. La Silla del Moro se trata de una antigua construcción defensiva de la ciudad, situada en una posición mucho mas elevada que el resto de la ciudad. Desde ahí, se puede ver La Alhambra, el Generalife, el centro de la ciudad, el Albayzin, el Sacromonte, y al fondo se pierde el horizonte. Imaginad la vistas al atardecer desde esa posición. Imaginadlas, porque de otra forma no se puede ver. 

 

     Desde que se reformó la estructura, se encuentra vallada y tan sólo es accesible al público durante un horario determinado. Me atreví a subir a última hora de la tarde con la esperanza de que existiera algún caminito o zona medianamente transitable desde la que poder hacer la foto que tenía en mente. Por desgracia la foto se quedó ahí, en mi mente. Aún así, os animo a que lo visitéis en horario público y si la temperatura es buena, bajéis dando un paseo desde allí hasta la Alhambra, continuando por los Jardines hasta salir por la Puerta de las Granadas. Apenas son un par de kilómetros.

 

     > Ver amanecer desde el mirador de San Nicolás. Ésta recomendación es sólo apta para los que sabéis valorar los pequeños detalles inmateriales. Subir al mirador a primera hora de la mañana, sentarte frente a uno de los monumentos mas importantes del mundo, disfrutar de la soledad de la plaza, el silencio únicamente roto por los vencejos y las campanas de la ciudad que repican a cada hora...¿no os parece un momento que merece la pena sentir?.

 

     Yo estuve cerca de hora y media allí sentado, haciendo alguna que otra foto. La temperatura era todavía algo fresca, lo suficiente como para ponerse un jersey los mas frioleros. Estuve sólo casi todo el rato. Ya casi al poco de irme me acompañó otro fotógrafo que se acercó a disfrutar del momento. Digo disfrutar porque apenas hizo un par de fotos, el resto del tiempo estuvo igual que yo, sentado, en silencio. Un momento mágico. 

 

 

Dicho todo esto...estoy deseando poder volver. 

 

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

  • Instagram - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Vimeo - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Twitter Clean
Búsqueda por etiquetas
Entradas Recientes

30/11/2018

03/09/2018

Please reload

Sígueme
Please reload

© Fotografía Santiago Molina · SEVILLA · 2018

 

INFO@FOTOSANTIAGOMOLINA.COM · 636 30 32 65

  • Instagram - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • LinkedIn - White Circle